El dibujo: la línea, el punto, el plano, el blanco, el negro.

Como si la vida misma fuese una expedición, voy tomando apuntes de ilustraciones botánicas, libros de ciencias, objetos museásticos, de todo aquello que me resulta un misterio. Trabajo desde el asombro, desde la incredulidad, desde la magia que parecieran ser los procesos naturales: tan pulcros e impecables, tan simples y complejos a la vez.

Disfrutar del quehacer diario. Disfrutar de lo que nos rodea. Tomarnos el tiempo de elegir la belleza con la que queremos convivir: una planta, un almohadón, una foto, un cuadro. Rodearse de cosas bellas donde los ojos encuentran ventanas hacia sitios felices, y donde la mente se relaja fugazmente mientras se detiene en los preciosos detalles de aquello que nos acompaña día a día.

COPYRIGHT © 2013 LAURA MARAVANKIN - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - DISEŅO ESTUDIO CARAVANA